60 establecimientos educacionales han reabierto sus puertas en la Región de Valparaíso

miércoles 18 de noviembre, 2020
  • 60 son los recintos educacionales que voluntariamente han concretado el retorno a clases presenciales, mientras que 62 ya han solicitado la reapertura.
  • La Seremi de Educación, Patricia Colarte destacó que los establecimientos educacionales en la región hayan tomado la iniciativa de cerrar un ciclo tan importante como es cuarto medio.

Ya son 60 los establecimientos educacionales de la región que han retomado sus clases presenciales. Los recintos pertenecientes a 18 comunas de la región han tomado la decisión de retornar para que sus alumnos puedan avanzar con sus aprendizajes, especialmente los cuartos medios, alumnos que además están cerrando su ciclo escolar por lo que reencontrarse con sus compañeros es sumamente importante.

La seremi de Educación, Patricia Colarte señaló que “la reapertura de los establecimientos se ha desarrollado considerando tres pilares: seguridad, gradualidad y voluntariedad, aspectos que son fundamentales para dar tranquilidad a toda la comunidad educativas. Hasta el momento la experiencia ha sido positiva y día a día se van sumando nuevas solicitudes de establecimientos. Poco a poco las experiencias exitosas de retorno van ayudando a generar confianza”.

La autoridad también valoró que este retorno beneficia a los alumnos de cuarto medio y además a los estudiantes de la educación Técnico Profesional (TP). “Sabemos que esta modalidad educativa se basa en los aprendizajes prácticos y que muchas veces sólo en el establecimiento los estudiantes cuentan con los equipamientos necesarios, que les permite generar el aprendizaje que necesitarán cuando comiencen su vida laboral”, puntualizó la secretaria regional.

En julio todos los ojos estaban puestos en Rapa Nui, comuna que se transformó en la primera en abrir voluntariamente 4 establecimientos educacionales. Después estas exitosas experiencias de reaperturas a las que se sumaron establecimientos de Juan Fernández, las solicitudes fueron aumentando sostenidamente en todo Chile. Esto debido a que las comunidades educativas contaban con medidas sanitarias como el uso del Kit que entrega el Ministerio de Educación, las entradas diferidas por curso al establecimiento y las salas de clases, toma de temperatura al ingreso, uso obligatorio de mascarillas, demarcaciones de tránsito al interior del establecimiento, distancias entre pupitres, entre muchas otras medidas.

El primer establecimiento en el continente en retomar sus clases presenciales fue el Liceo Mixto de Los Andes el 14 de octubre. Su rectora Ninoska Ramírez, indicó que la experiencia del retorno a clases “fue un gran desafío y al ser los primeros en volver, las expectativas de toda la comunidad eran bien grandes. Sentíamos que debíamos darle la oportunidad a los alumnos que estaban finalizando su etapa escolar, de retomar las clases y reencontrarse con sus profesores y compañeros. Sin duda alguna el retorno a clases fue lo correcto, ahora estamos bien encaminados y esta experiencia nos está dando una muestra anticipada para lo que será el próximo año y organizarnos de mejor manera, por lo que es muy positivo”.

La misma mirada positiva sobre este retorno tienen los estudiantes quienes voluntariamente han decidido retornar a las aulas. Este es el caso de Matías Garrido Castro, alumno de 4° Medio del Liceo Bicentenario Cordillera de San Felipe cuenta que “siempre pensé que es mejor estar en clases presenciales que online, ya que en la sala de clases es más cercano el diálogo. Además, es muy bueno volver a encontrarnos en la escuela después de tanto tiempo sobre todo para nosotros que estamos en último año y es óptimo encontrarnos en conjunto. Estar de vuelta nos permite compartir y tener conexión nuevamente, echamos mucho de menos el liceo”.

Por su parte, Katalina Tapia Allendes alumna de 4° Medio del Liceo Corina Urbina Villanueva de la comuna de San Felipe que regresó el 9 de noviembre a clases presenciales señala que “ha sido bueno regresar porque necesito saber en qué puedo pedir ayuda con mis materias. No es lo mismo las clases online por los problemas de conexión que pueden suceder y no poder asistir a clases ya es un problema. Retomar las clases con los protocolos sanitarios nos permite entender materias, resolver dudas y prepararnos para la Prueba de Transición. El tener a mis compañeras cerca y verlas en este tiempo que nos queda ha sido lo mejor, aunque sea poco tiempo nos sirve porque el encierro nos afectó”.

Pérdida de aprendizajes prácticos

Los alumnos de liceos técnicos son algunos de los estudiantes que más han visto mermados sus aprendizajes prácticos, ya que actualmente llevan 33 semanas sin clases prácticas, lo que es una instancia fundamental en su preparación. Esta situación afecta a 13.727 alumnos que cursan esta modalidad en 3° y 4° medio en los 90 Liceos Técnico-Profesional de la región de Valparaíso, quienes representan el 31,9% del total de la matrícula de 3° y 4° medio de la región.

Carlos Oviedo, Director de la Escuela Industrial de San Antonio, al ver la realidad que vivían sus alumnos quiso dar el gran paso de reabrir sus puertas, siendo el primer establecimiento en la Provincia de San Antonio en retomar clases presenciales con los talleres de Electricidad, Electrónica, Mecánica Industrial y Mecánica Automotriz para sus alumnos TP el 5 de noviembre.

“Creemos que tener clases prácticas en estas cuatro especialidades es esencial para que los niños salgan mejor preparados para hacer una práctica profesional y también ingresar al campo laboral. Estamos contentos porque proyectábamos que iban a llegar 50 alumnos y ahora tenemos más de 90. Agradecemos a nuestros apoderados por la confianza de poder volver. Hemos conversados con nuestros alumnos y ellos mismos motivan a sus compañeros a volver a clases”, comentó.

En esa misma línea y destacando la importancia de las clases presenciales, Lukas Huerta Valencia alumno del 4 Medio A de la especialidad TP de Electricidad en la Escuela Industrial Ernesto Bertelsen Temple de Quillota, valora este regreso, asegurando que “tenía muchas ganas de volver, estaba ansioso por venir y al no tener nuestros talleres nos sentíamos inseguros con las clases online. Fue muy bonito regresar porque estoy en el Liceo desde kínder así que ver a mis compañeros y profesores ha sido lo mejor. Tenemos dos días clases a la semana pero aun así valoramos el estar más concentrados en la sala, aprovechar al máximo el tiempo y a los profesores”.

Apoyo emocional a los estudiantes

Más allá de la pérdida de los aprendizajes que los alumnos estaban teniendo, otro aspecto relevante al que se debió poner atención fue al aspecto socioemocional y cómo los estudiantes asumían esta pandemia.

Esta fue la preocupación de María Luisa Ramírez, directora del colegio municipal Pasión de Jesús, primer establecimiento educacional en retomar sus clases presenciales en Limache. Este regreso fue “para responder a la necesidad de los niños de sentirse acogidos y terminar su año de forma presencial ya que los alumnos de 4° medio estaban decaídos ya que han perdido muchas actividades este año. La parte emocional, el acogerlos y acompañarlos es muy importante. Los acompañaremos en este cierre de año en lo académico y en lo emocional que es tremendamente clave”.

En tanto, el lunes 2 de noviembre retomó sus clases presenciales el primer establecimiento educacional de la comuna de San Felipe, el Liceo Bicentenario Cordillera, y su directora, Ana María Donoso Leiva relata que esta experiencia para sus alumnos “les permitió expresarse abiertamente sobre sus incertidumbres y pudimos recuperar la esencia de cordilleranos, esa motivación por el estudio y salir adelante, poder reencontrarse y revincularse con la comunidad educativa es lo fundamental y articulado con una fuerte contención emocional de parte del equipo multidisciplinario del colegio hacia nuestros niños”.

Las 122 solicitudes de aperturas registradas en la región son parte de los 1.501 requerimientos de los establecimientos educacionales para reabrir sus puertas, de los cuales 880 ya ha concretado su apertura.