Simce confirma crecimiento con equidad en educación básica

jueves 27 de abril, 2017
  • La aplicación del SIMCE 2016 en la Región de Valparaíso incluyó a más de 60 mil alumnos, de los cuales 21.780 son estudiantes de 4° básico, pertenecientes a 755 establecimientos; 22.192 alumnos de 6° básico en 747 escuelas y 21.126 jóvenes de 2 Medio de 375 establecimientos educacionales.

 

  • En la última década ha existido un avance de 14 puntos en los resultados de Matemática y Lectura en 4° básico; desapareció la brecha de género en Matemática y las diferencias por grupo socioeconómico se han reducido considerablemente. Pese a este importante avance educativo, hoy la tarea pendiente está en educación media.

En reunión de la Comisión de Educación, Arte, Cultura, Deporte y Recreación del Consejo Regional (CORE) de Valparaíso, el seremi de Educación, Alejandro Tapia Carvajal junto al Gabinete Regional del Sistema de Aseguramiento de la Calidad, compuesto por el Seremi de Educación, el Director Regional de la Superintendencia de la Educación Pablo Mecklenburg y Loreto Salinas, representante de la Agencia de la Calidad en la región de Valparaíso dieron a conocer los Resultados Educativos 2016 correspondientes a 4º y 6º básico y a II medio, los que comprenden las pruebas de aprendizaje Simce y los Indicadores de Desarrollo Personal y Social.

“Estamos con los Consejeros Regionales, tratando los resultados SIMCE muy concienzudamente, profundizando en ellos y haciendo una panorámica por cada uno de los territorios, 38 comunas, 4 asignaturas por comunas más los indicadores de calidad. Son muchos datos, además se ha generado y una discusión muy interesante porque la conclusiones son las siguientes: el SIMCE demuestra reiteradamente que hay ciertas brechas socioeconómicas que disminuyen o aumentan, pero siempre modestamente en relación con el tiempo, lo que uno ve es una permanencia y una constante”, indicó el Seremi de Educación, Alejandro Tapia.

El presidente del Consejo Regional Daniel Garrido, valoró que “el Seremi de Educación haya entregado estos resultados en el Consejo Regional. Nos parece una invitación atractiva a sumarnos a las políticas públicas en torno a la Educación en nuestra Región, es una invitación mucho más decidida para provocar un intercambio mucho más directo. Nosotros aceptamos esta invitación y seguimos manteniendo nuestro compromiso a ir desarrollando y fortaleciendo la Educación, sumándonos como Consejeros y Consejeras que representamos a cada una de nuestras provincias, la perspectiva de no solo ir mejorando los resultados del SIMCE, sino que también ir mejorando nuestros estándares en la Educación y desarrollando nuestra Región”.

En la oportunidad las autoridades del Sistema de Aseguramiento de la Calidad destacaron los importantes avances que se produjeron en enseñanza básica, donde en 10 años, se ha aumentado 14 puntos en Matemática y Lectura en 4° básico. Además desapareció la brecha de género en Matemática, históricamente a favor de los hombres, y se confirma una reducción de la brecha socioeconómica gracias al alza de 17 puntos en Matemática y 12 puntos en Lectura de los estudiantes de los sectores más vulnerables.

“Estamos con un sin número de estrategias que están empaquetadas en el proceso de Reforma Educacional, por ejemplo en la Carrera Docente y en mejorar las condiciones en que laboran nuestros profesores, en los estímulos para que tengamos mejor docencia en las salas de clases, inversión en recursos educativos, programas especiales de refuerzo. También tenemos como fondo una estrategia inclusiva que permite enriquecer los contenidos en las salas de clases a partir de un sistema cada vez menos segregado de selección de alumnos y todo esto en juego va a ser articulado por el Sistema de Aseguramiento de la Calidad que busca que actores relevantes de la Educación como la Superintendencia, la Agencia de la Calidad y el propio Ministerio, actúen articulada y sistemáticamente muy coordinados con los propios sostenedores para que en las escuelas se produzca una alineación de recursos, porque nuestro sistema se caracteriza por ser segregado, pero también por ser muy desarticulado para mejorarlo. El Sistema de Aseguramiento de la Calidad es la herramienta con la que vamos a intentar hacer un salto cualitativo en materia de Educación en la Región”recalcó el Seremi de Educación, Alejandro Tapia.

Sin embargo, las buenas noticias no se replican en la enseñanza media. En ese sentido, Tapia explicó que se requiere focalizar políticas públicas con urgencia en la enseñanza media, pues si bien existe un alza significativa en Matemática en la última década (+14 puntos), donde la brecha histórica de género a favor de los hombres también desaparece, la brecha por grupos socioeconómicos se mantiene profunda (110 puntos).

La autoridad dijo además que en Lectura II medio existe una disminución de 7 puntos en la última década, asociada principalmente a la baja en los resultados de los hombres (caen 12 puntos) y, en particular, de los estudiantes del grupo socioeconómico alto, los que han disminuido sus resultados en 28 puntos desde 2006. Si bien la brecha socioeconómica entre los grupos altos y los más desaventajados se reduce en 19 puntos, esto se explica por la caída de 24 puntos del segmento más alto, lo cual es una mala noticia.

“Lo más importante de abrir la discusión sobre las brechas es lo que se ha planteado en el Consejo Regional  y es que hablemos de las estrategias para resolverlo, de la manera en que daremos un salto, porque lo que las cifras muestran es una constante permanente en el tiempo que están ancladas a las diferencias socioeconómicas del país, del territorio y en nuestra propia región ocurre. Entonces la pregunta del millón es cómo lo vamos hacer como sociedad regional para enfrentar eso y es lo más valioso que se ha generado en este Consejo Regional, una conversación sobre las estrategias para modificar lo que el SIMCE arroja año tras año, que tenemos brechas, que las brechas varían, han disminuido en Matematica, en Lenguaje también, pero el significado profundo de esas disminuciones es lo que nos tiene que motivar”, explicó el Seremi de Educación.

Resultados: Indicadores de Desarrollo Personal y Social

Los Indicadores de Desarrollo Personal y Social (IDPS) son un conjunto de índices que entregan información relacionada con el desarrollo personal y social de los estudiantes de un establecimiento, ampliando la concepción de calidad educativa al incluir aspectos vitales que van más allá del dominio de conocimientos curriculares.

Loreto Salinas, representante de la Agencia de la Calidad en la región de Valparaíso, señaló que “este es un nuevo sistema de evaluación en que hoy día se incorporan estos indicadores que dan cuenta de los contextos de los establecimientos educacionales y sobre ellos construir y dar cuenta de una realidad de cada uno de ellos y es parte de la Reforma en marcha para entregar calidad integral. Al entregarse a principios de año, los establecimientos educacionales pueden tomar decisiones en torno a estos resultados, bajo una mirada integral”.

Otras de las conclusiones que se pueden desprender de estos indicadores tienen que ver con mejorar el clima de convivencia escolar en los grupos más vulnerables y mejorar la participación de nuestras alumnas en educación media, ya que comparativamente en básica declaran participar más que sus compañeros, pero decaen en el siguiente nivel educativo.

“Lo interesante es ver cuál ha sido el resultado de cada comunidad educativa, porque da cuenta del esfuerzo que ha hecho cada escuela por mejorarse a sí misma. Como sistema de aseguramiento nos estamos preocupando de tener esa mirada y ese trabajo con cada uno de los actores, no solo se trata que el estudiante mejore sus aprendizajes, que es lo relevante por lo que trabajamos, sino que cómo contribuimos a que cada actor aporte a la mejora de los estudiantes y al contexto de la escuela con una buena convivencia escolar”, indicó la representante de la Agencia de la Calidad en la Región.

En cuanto a los resultados en el indicador Participación y formación ciudadana, en 4° básico, el 72 % de los alumnos y apoderados se declaran en un nivel alto, resultado que en 6° básico llega al 56 % y en II medio al 52 %. A pesar de los altos porcentajes de respuestas en el nivel alto del indicador, es importante señalar que existen diferencias a favor de los hombres. Trabajar en ese sentido es muy importante, pues los datos indican que para avanzar en equidad de género, el desafío es avanzar en el sentido de pertenencia al establecimiento y en las percepciones sobre la vida democrática de los estudiantes de 4º y 6º básico y en fomentar la participación de las mujeres en II medio. Esto último es relevante pues la participación se asocia a una mejor experiencia escolar y finalmente a una mejor satisfacción con la vida, tal como nos revelaron los resultados de PISA Bienestar, presentados recientemente.

En cuanto al Clima de convivencia escolar, en los resultados de 4° y 6° básico y II medio, los porcentajes de respuestas en el nivel alto alcanzan el 64 %, 38 % y 49 %, respectivamente. Se observa una asociación positiva y sistemática entre este aspecto y el grupo socioeconómico del establecimiento, lo cual indica que es necesario redoblar los esfuerzos para mejorar el clima de convivencia, en particular en establecimientos del grupo socioeconómico más bajo. Además, resulta necesario poner foco en 6° básico, ya que solo el 38 % de los estudiantes afirman estar en el tramo alto de este indicador.

Para Autoestima académica y motivación escolar, los resultados muestran que los porcentajes en el nivel alto alcanzan en 4° básico el 49 %, en 6° básico el 38 % y en II medio el 43 %.  En este indicador se observa una mayor motivación escolar entre las mujeres que entre los hombres. Ellas también presentan una mejor autoestima  académica cuando son pequeñas (4º y 6º básico), pero en II medio, los hombres las superan en este aspecto. Al igual que el indicador anterior, destaca que en 6° básico solo el 38% de los estudiantes afirma estar en el tramo alto.

Respecto al indicador Hábitos de vida saludable, el nivel alto alcanza el 50 % en 4° básico, 31 % en 6° básico y solo el 16 % en II medio.  Al analizar el bajo porcentaje de respuestas en el nivel alto en II medio (16 %), se observa que se debe a los malos hábitos alimenticios, sobre todo entre los hombres, y a los bajos resultados en la dimensión de vida activa entre nuestras estudiantes mujeres. Ambos constituyen importantes desafíos para mejorar los hábitos de vida saludable.

Pablo Macklenburg, Director Regional de la Superintendencia de Educación, señaló que “cualquier esfuerzo de mejoramiento es un esfuerzo multisectorial, en ese aspecto y desde el rol que cumple la Superintendencia y en el marco del Sistema de Aseguramiento de la Calidad, entendemos que haya mejores condiciones para una mejor convivencia escolar al interior de los establecimientos, un clima más armónico de resolución de conflictos de manera pacífica, efectivamente va a contribuir a que los resultados educativos de los establecimientos educacionales medidos en las pruebas estandarizadas sean mejores”.

Resultados: pruebas de aprendizaje Simce

En 4° básico, en Comprensión de Lectura, los puntajes suben 14 puntos en la última década. Desde los 255 en 2005 a los 267 puntos en 2016. En el caso de Matemática, los puntajes también aumentan en 14 puntos, pasando de 248 en 2005 a 262 puntos en 2016.

En 6° básico, donde solo existen cuatro mediciones de esta área, se lograron recuperar los resultados de Lectura, que habían caído en 10 puntos en la segunda medición y se mantienen en 2016 en 249 puntos. En Matemática se han mantenido los resultados estables en 252 puntos. En el caso de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, que tiene solo dos mediciones en este grado, los resultados se mantienen en 249 puntos.

En II medio los resultados en Lectura han disminuido 7 puntos durante la última década (de 254 en 2005 a 247 en 2016), hecho asociado principalmente a una baja en los resultados de los hombres (de 251 puntos en 2005 a 239 en 2016), lo cual es preocupante. En cuanto a Matemática se observa un avance de 14 puntos en la década (de 252 en 2005 a 266 puntos en 2016), manteniéndose los resultados estables entre 2012 y 2016.

En el caso de la prueba de Ciencias Naturales, que cuenta con dos aplicaciones en este grado, existe una disminución de 8 puntos en los resultados, baja explicada especialmente por los magros resultados obtenidos por los estudiantes en Física y Química.

Esfuerzos que dan resultados

En materia de aprendizajes, las buenas noticias están en 4º básico. No solo mejoran los puntajes en la última década, sino que también se reducen las brechas socioeconómicas y de género.

“Algunas comunas están bien en Matemática y con menos suerte en Lenguaje, entonces la casuística comuna a comuna, la dejamos a los sostenedores, a los articuladores del sistema en cada territorio, pero lo que puedo decir es que el territorio de Los Andes y San Felipe ha tenido un movimiento interesante, ha salido de su postración en materia y lo que vamos a hacer es analizar porqué, esas experiencias pueden ser muy enriquecedora para las acciones que sigamos haciendo más adelante.      Lo que ha contribuido significativamente a la mejora de los resultados y eso se ve estadísticamente es la implementación de la Ley SEP y los programas de mejoramiento educativo en las escuelas, la inyección de recursos parece ser el camino adecuado para subir los resultados.”, indicó Alejandro Tapia.

Desafíos urgentes

La situación es preocupante en la enseñanza media. Si bien en Matemática se observa una mejora en los resultados de la última década, las diferencias según grupo socioeconómico no han podido reducirse en el período. Por otro lado, lo que ocurre en Lectura es muy alarmante: no solo baja el promedio general en la década, sino que la reducción en la brecha socioeconómica se genera por una fuerte caída en los resultados de los grupos socioeconómicos alto y medio alto, caída que afecta con mayor fuerza a los hombres. El bajo interés por la lectura y la reducida participación de los estudiantes en sus comunidades escolares son síntomas de un modelo de enseñanza y aprendizaje que debe ser revisado.

Deuda con la educación media

Los altos niveles de segregación del sistema escolar obligan a analizar los resultados en contexto, es decir, a realizar comparaciones entre grupos de establecimientos semejantes, observando así el real peso que tiene la escuela en el aprendizaje de sus estudiantes.

De esta forma, cuando se comparan resultados entre dependencias (municipal versus particular subvencionado) observamos que las brechas se reducen al punto de no ser significativas, una vez que se controla por grupo socioeconómico. En el caso de la enseñanza media, las diferencias entre ambas dependencias no son relevantes cuando se analizan solo los establecimientos con educación humanista científico. Sin embargo, cuando en dicho análisis se incluye a la educación técnico profesional en II medio, comprobamos que la brecha de resultados persiste y sigue siendo significativa en todas las asignaturas. Esto nos indica que la modalidad educativa es un factor crítico para entender los resultados, más allá de las diferencias socioeconómicas entre los establecimientos que imparten ambas modalidades.